TRUCOS Y CONSEJOS PARA EL CUIDADO
DE LAS MANOS

Nuestras manos son herramientas importantes: con ellas tocamos, cogemos, sentimos, tenemos contacto con otras personas... Las manos están expuestas durante todo el día a influencias negativas como el contacto frecuente con agua y detergentes, el aire seco, el frío en invierno y los rayos UV. Esto puede hacer que la piel se vuelva áspera o agrietada, especialmente en la zona de las palmas.

Consejos para el cuidado de manos

  • Cuando hace frío y viento, el cuidado de las manos es muy importante. Usa guantes al realizar tareas domésticas, jardinería o bricolaje (sobre todo si usas detergentes) o si vas a estar mucho tiempo fuera, evitando que estén demasiado apretados.
  • Cuando el sol brilla, a menudo nos olvidamos de aplicar un protector solar de forma sistemática en las manos. Un gesto de belleza importante para mantener su suavidad y proteger las manos de las manchas y del envejecimiento prematuro. El cuidado de las manos también es importante mientras conduces ya que el parabrisas maximiza los efectos nocivos de los rayos UVA.
  • Elige tu crema según el problema y necesidad. Algunas están formuladas para las manos secas, otras para las manos muy secas, dañadas o agrietadas. En invierno, puedes elegir una crema más untuosa como un bálsamo. Su fórmula concentrada es muy protectora y limita el impacto de las agresiones externas.

 

Trucos para unas manos cuidadas y unas uñas sanas

Qué hacer

Al lavarte las manos, usa un jabón con pH neutro y si es necesario un cepillo de uñas suave. Quita la suciedad y las pieles muertas.

Un humificador en invierno puede hacer maravillas en el cuidado de tus manos, ya que el aire seco de la calefacción reduce la hidratación de nuestras manos.

Una alimentación sana se puede ver en tus uñas: come a menudo fruta, verdura y alimentos ricos en fibra. Las vitaminas y oligoelementos que contienen se utilizan en la formación de la queratina (proteína protectora) de las uñas.

Si estás trabajando en las labores del hogar o en el jardín y tienes mucho contacto con el agua, protege tus manos con guantes transpirables. Así evitas que tu piel se reseque y las uñas se dañen.

La piel seca es incómoda. Usa cremas para el cuidado de tus manos y uñas regularmente para protegerlas de la sequedad.

Lima tus uñas cuando estén secas. Debes limar en una sola dirección (movimientos cortos de fuera para dentro). Se pueden romper las uñas si se hacen movimientos bruscos.

Qué no hacer

No te laves las manos con agua demasiado caliente. Las altas temperaturas reducen los niveles de hidratación

Evita el contacto directo con productos de limpieza agresivos.

Evita cortar la piel de las uñas, ya que las protege de la suciedad y las bacterias. Además hay peligro de heridas e inflamaciones. Nuestro consejo: empujar con cuidado la piel de la uña hacia atrás con un palillo de madera.

No limpies y limes tus uñas muy a menudo, ya que cada vez se producen finas grietas y surcos debajo de las uñas donde se puede depositar polvo. El resultado: uñas negras y feas.

Cuando te apliques la crema, no te olvides de la piel de las uñas. Si no las cuidas, se pueden resecar y agrietar.

Siguenos en