NECESIDADES DE LA PIEL:
PROBLEMAS PIEL

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano. Cerca de cuatro millones de receptores en la piel hacen que sintamos frío y calor, dolor y placer. También es un elemento importante en la regulación de la temperatura corporal y forma una cubierta protectora para el cuerpo.

La piel tiene su propio mecanismo de hidratación que la mantiene flexible y resistente aunque en ocasiones no es suficiente. Para evitar problemas de la piel como la descamación, la irritación y la sensación de tirantez y sequedad es necesario aportar una ayuda extra hidratándola.

¿Por qué la piel pierde hidratación?

Muchos factores pueden hacer que la piel pierda hidratación:

  • Duchas y baños frecuentes con agua caliente: mojar la piel no siempre la hidrata más, con el tiempo la humedad se escapa de la epidermis. Cuanto más caliente esté el agua, más elimina los lípidos protectores y aumenta la agresividad de los irritantes de tu gel de ducha para penetrar en la piel.
  • Enjabonarse con jabones que contienen colorantes y fragancias: estos jabones son más agresivos y puede quitarle a la piel sus aceites naturales, mientras que los colorantes y fragancias pueden irritar la piel seca.
  • Factores ambientales: durante los meses de invierno, el aire frío y seco del exterior y la calefacción de interiores puede reducir la hidratación de la piel.
  • Envejecimiento: el contenido acuoso de la piel y los aceites naturales disminuyen con la edad porque las glándulas sebáceas son menos activas. El sol es uno de los factores más importantes del envejecimiento de la piel.

La suma de estos factores realza la importancia del uso de productos que hidraten y compensen estas pérdidas y así evitar problemas de piel.

¿Piel seca o deshidratada?

¿Qué es una piel deshidratada?

Nos referimos a una piel deshidratada cuando el nivel de hidratación es inferior al umbral mínimo (10%). Una piel deshidratada tiene una falta de agua, se queda tirante y presenta finas estrías de deshidratación y la tez puede tener un aspecto gris. La deshidratación es simplemente un estado: una vez que se restablezca el equilibrio, la piel vuelve a encontrar su elasticidad y una tasa de hidratación normal.

¿Qué es una piel seca?

La piel seca presenta pequeñas arrugas y genera tirantez dolorosa, falta de elasticidad y malestar. Es más frágil y sensible que una piel normal. A diferencia de la piel deshidratada, la piel seca tiene menos lípidos. Por lo tanto, es necesario rehidratar las capas superiores de la epidermis y también completar la falta de grasa necesaria para fijar el agua en la capa córnea.

Tipos de piel seca:

  • La piel seca y áspera, en la que hace falta restaurar la hidratación. Segrega menos sebo, está rugosa y se puede pelar.
  • Piel muy seca e irritada, con falta real y grave de agua y lípidos, lo que exige un cuidado de hidratación específico para pieles muy secas y con tendencia atópica.
  • Piel sensible, que no es propiamente un tipo de piel seca pero debemos prestarle mucha atención. Es más vulnerable a agresiones externas y más propensa a alergias e irritaciones.

Siguenos en